feb 14, 2012

Decorar con ganchillo

La Casa de Cotó

Habréis notado que últimamente, dentro de la nueva fiebre por el “DIY” (do it yourself) y el gusto por las manualidades también se están recuperando labores hasta ahora olvidadas como la costura, el punto de dos agujas, el ganchilllo o el bordado.

En la red podemos encontrar montones de blogs y tutoriales que nos ayudan a dar nuestros primeros pasos en estas labores de “abuelita” con un nuevo enfoque más moderno pero cultivando el mismo espíritu de amor por las cosas hechas a mano. También han surgido tiendas-talleres donde poder comprar todo lo necesario y que, además, ofrecen la posibilidad de asistir a clases prácticas. Dos buenos ejemplos de ello son Duduá en Barcelona o Black Oveja en Madrid.

Hoy me gustaría hablar en especial sobre el ganchillo (crochet), una labor que todos asociamos a los aburridos pañitos beiges para cubrir sofás, mesas o fruteros pero que, con una nueva perspectiva, puede sorprendernos el resultado. De hecho, os habréis fijado que últimamente en muchas revistas de decoración podemos ver pequeños toques de ganchillo que contribuyen a crear ambientes más intimos y personales. También se aplica a sonajeros, móviles y, sobre todo, muñecos, con un movimiento procedente de Japón detrás de esa técnica llamada Amigurumi.

La Casa de Cotó

A propósito de todo ésto, me gustaría presentaros el trabajo de La Casa de Cotó, una colección en ganchillo XL de cojines, albombras y pufs que con sus vibrantes colores pueden animar cualquier habitación.

Todas las piezadas de La Casa de Cotó  me encantan pero si tengo que elegir me quedo con los pufs, un complemento preciosos para las habitaciones de los niños y que podemos adquirir con la alfombra a juego.

Los pufs suelen venderse sin relleno para evitar gastos extras de envío pero, si quieres, puedes solicitar el relleno también. Además de la funda exterior, se incluye una bolsa interior de un color similar para introducir el relleno que nosotros deseemos. Para su mantenimiento, las fundas pueden lavarse a mano en agua templada y dejarse secar estiradas.

Y a vosotros ¿qué os parece? ¿os dejáis seducir por las virtudes del ganchillo o, definitivamente, pensáis que éso es cosa de la tía Matilde? :)

La Casa de Cotó

Deja tu comentario

Preparando la llegada de un bebé

Patrocinadores


Suscríbete al blog!!!

Recibe Se Llamará en tu email:

Archivos

Don't you speak spanish?

    Translate to:

¡Estamos en Madresfera! :)